5.12.04

El excelso Lexicógrafo

Hoy tenemos un invitado especial que nos ayudará a desenmascarar uno de esos errores que ya, por comunes, no son tales. No es ni más ni menos que Ambrose Gwinnett Bierce, tambien conocido como Bitter Bierce, cuyo Diccionario del Diablo* (que pueden obtener en la lengua de Shakespeare aquí )se hace de obligada lectura para todo cínico y misántropo que se enorgullezca de serlo. En el mismo diccionario, bajo la entrada "Excepción" encontramos:

EXCEPCIÓN, n.Algo que se toma la libertad de diferir de otros de su clase, como un hombre honesto, una mujer sincera, etc. "La excepción confirma la regla" es una expresión hallada constantemente en los labios de los ignorantes, que la parlotean pasándola de unos a otros, sin pensar por un momento que es absurda. En latín, "Esceptio probat regulam" significa que la excepción pone a prueba a la regla, no que la confirma. El malhechor que extrajo el sentido de este excelente dicho y lo sustituyó por uno contrario de su creación hizo gala de un malvado poder que parece ser inmortal.


Resulta difícil apostillar a Bierce, pero me gustaría decir que, por regla general, es bueno desconfiar de toda traducción latina que se realice por medio de intercambiar las palabras latinas por sus similares castellanas. En este ejemplo "probat" no es exactamente "probar" sino "poner a prueba". Del mismo modo "imperium" no es "imperio", "ballista" no es "ballesta", "inertia" no es "inercia" y así ad nauseam. La mayoria de estas palabras guardan relación entre sí, pero en una traducción no son sustituibles.

Agradecemos al señor Bierce su colaboración y deseamos fervientemente que nos honre con su presencia a menudo.

*En español tenemos una buena edición de Valdemar, colección "El club Diogénes", 1996. No obstante la traducción de arriba es mía.